Publicado: 27 de Junio de 2018

No nos cansamos de decir que las plantas son las mejores aliadas para darle un aire fresco y renovado a cualquier hogar. Por eso y porque sabemos que a veces hace falta buscar algo con lo que entretenerse, este post va dedicado a dar algunos consejos e ideas para que puedas crear tu propio huerto en casa, en cualquier rincón, no importa el tamaño del que dispongas. Puede adaptarse al rincón que prefieras de tu vivienda.

Los metros no son importantes, pero sí que es imprescindible elegir un sitio en el que entre luz natural. Lo primero que tienes que hacer es colocar un centro de jardinería en un lugar sin muchas posibilidades, así ahorrarás mucho más espacio del que crees. La mejor opción quizás sea escoger una estantería sencilla que aporte un toque distinto, que sea fácil de limpiar y con los estantes necesarios para guardar todo el material que necesitaremos para la instalación y el cuidado de todas nuestras plantas. También debes tener en cuenta que el suelo se ensucia a menudo con este tipo de tareas, por lo que deberás retirar cualquier alfombra de alrededor y debes hacerte con una escoba que no se separe de tu nuevo jardín para poder limpiar sobre la marcha cualquier mancha que se produzca. 

En segundo lugar, toca escoger qué plantas formaran parte de tu hogar. Nuestra recomendación son las aromáticas como la menta, la albahaca o el perejil que, aunque en un principio pueden parecer aburridas crean un ambiente muy fresco y te sirven, además, para aportar un sabor especial a tus comidas. También son muy buena alternativa los cactus, que tan de moda están últimamente, porque no requieren grandes cuidados y decoran de lo lindo. Debes tenerlas en un primer momento en un invernadero pequeño y cuando empiecen a brotar y crecer debes dejar que aprovechen la máxima luz natural posible. Las plantas más grandes debes situarlas en el suelo y las de menos tamaño puedes situarlas sobre pedestales, encima de algún mueble o en taburetes. De este modo, generarás un conjunto natural lleno de vida, algo así como tu pequeño jardín. Eso sí, debes asegurarte de que todas las macetas tengan plato para que no ocurra ningún percance imprevisto. 

Cuando tengas montado todo, puedes ir adecuando el resto de los elementos en consonancia con la nueva decoración. Puedes añadir una silla cómoda y de toque moderno para sentarte a leer mientras te relajas por las tardes y los calurosos días de verano, una mesita donde dejar la taza de café mientras desayunas o una librería para guardar todos los libros que te apetezca. Una gran idea para no solo crear un ambiente único en tu vivienda, sino para disfrutar de la naturaleza sin salir de casa. 

Fuente: Ikea

Fotografías: Ikea y Pinterest