Publicado: 19 de Julio de 2018

No hay nada que apetezca más durante estos largos y calurosos días que tomar algo bien fresquito al aire libre mientras la brisa nos devuelve a una temperatura más agradable. Si a esto le añadimos que no habrá necesidad de salir a la calle para conseguir un buen sitio donde desconectar o relajarse, y que podemos improvisar una cena o lo que surja en nuestra propia casa, el plan no puede sonar mejor. Pero claro, para poder llegar hasta ese punto, antes que nada, tendremos que acondicionar el espacio y convertirlo en un lugar digno para enmarcar los recuerdos de estos meses. Por ello, hemos preparado algunos trucos que harán que con muy poquito transformes tu terraza en el rincón más cool de tu hogar. 

1. Verde que te quiero verde. Como ya venimos diciendo desde hace algunos posts, las plantas son el mejor aliado para aportar un aire fresco y renovado. Además, ¿qué es una terraza sin algo de verde? Teniendo en cuenta los metros cuadrados, el sol que recibe, el viento, la humedad y todos esos aspectos relacionados con el crecimiento de los vegetales, elige las especies que más te gusten en función de todas estas características.  Queda igual de feo poner plantas sin ton ni son a que las que tengas luzcan mustias y se conviertan en hierbas secas.

2. Ante todo, comodidad. Ya que vas a pasar horas y horas en ella, escoge un mobiliario a la altura en el que el confort esté asegurado. De nada vale que sean muy monos si luego no puedes ni sentarte. Una muy buena opción es utilizar viejos palés y decorarlos a tu gusto. Eso sí, busca unos cojines cómodos, llenos de estampados florales y colorido para que no parezca que has intentado salir del paso con lo primero que has encontrado. 

3. A la rica sombra. También debes tener en mente que es verano y el sol no da ninguna tregua. No olvides comprar un toldo o techo en el que resguardarte, especialmente, en las horas puntas. Las luces que produce la entrada de los rayos solares sobre un techo de varillas es una de las alternativas más acertadas que puedes escoger.

4. Pequeñas estrellas. Con el atardecer cae la noche y la luz natural desaparece, llega hora de iluminarlo todo para poder seguir disfrutando de la vida outdoor todo el tiempo posible. Debes planificarlo muy bien y seleccionar como mínimo dos puntos de luz indirecta cálida y puntual. Porque, aunque las velas pueden crear un ambiente bohemio e íntimo, no siempre son una buena idea para una charla en una reunión entre amigos o familiares.

5. Lo natural mola. Ha quedado más que demostrado, gracias a la industria de la moda, que materiales como la rafia, la caña o el bambú son los protagonistas indiscutibles de esta temporada. Pues lo mismo ocurre en cuestión de decoración. A pesar de que podemos calificarla como la zona más salvaje, la terraza ganará cuanto más natural parezca. Desde la pared, a los techos o, incluso, los suelos. Todo, absolutamente todo, puede forrarse de alguno de estos ejemplos y, te aseguramos, que le darán el toque especial a tu nuevo rincón favorito.


Fuente: Revista AD España

Fotografías: El Mueble/ AD España/ Pinterest