Publicado: 9 de Mayo de 2018

Hay tres elementos indispensables en cualquier dormitorio que son la cama, un armario y una mesilla de noche. En numerosas ocasiones, la distribución y decoración de este rincón tan personal se convierte en una tarea realmente difícil, como si se tratara de una carrera cuesta arriba. Por ello, hemos recopilado seis consejos que harán que este pequeño lugar se transforme en un espacio con todos los componentes imprescindibles que aseguren el confort: 

  •  A la altura de las circunstancias. Si contamos con unas dimensiones bastante ajustadas, sin separaciones verticales para liberar la planta y preservar el lado íntimo de la habitación, una buena alternativa puede ser contar con una superficie elevada sobre el suelo capaz de separar ambos ambientes.

  • Multifuncionalidad, ante todo. En las últimas décadas, uno de los secretos del éxito respecto a interiorismo es encontrar el equilibrio perfecto entre la utilidad y usabilidad. Los muebles a medida pueden ayudarnos a conseguirlo gracias al aprovechamiento que estos permiten de cada metro cuadrado de la habitación.

  • Ordena y vencerás. El orden es un factor esencial en cualquier ámbito de la vida, pero en un dormitorio se trata de una de las claves para lograr una armonía total. El correcto almacenamiento precisa de áreas donde poder acumular todo aquello que no usamos. Una de las opciones más utilizadas son los canapés, es decir, guardar todo debajo del colchón como haría nuestra abuela.

  • No sin mi bedside table. ¿Qué es un cuarto sin su mesilla? Nada. Por eso debemos escoger un modelo que cumpla con todos los requisitos de nuestro día a día, o mejor dicho, de nuestra noche a noche. No necesita ser desproporcionada, con unos 30-50 centímetros de ancho será suficiente para iluminar toda la estancia y poder colocar nuestro libro, iPad o similar cuando los párpados ya no dan más de sí.

  • All in White. Acudir al blanco es apostar a caballo ganador siempre. No necesitamos ser ningún experto en diseño para saber que este color no solo es el aliado ideal de la luz y el espacio, sino que ayuda a conciliar el sueño y tiene grandes beneficios para nuestro bienestar. Si el minimalismo no es lo tuyo, puedes optar por este tono para sábanas y paredes y aprovechar así todas y cada una de sus cualidades.

  • Cabeceros con truco. Antes de reemplazar o no este complemento debes tener en cuenta que, además de cumplir una función decorativa, protege la pared y aísla el ruido de la vivienda. Asimismo, con un espesor suficiente, también puedes emplearlo para ocultar en su interior la instalación eléctrica, cables y contener soportes y almacenamiento.